La Silla del Águila

Modificado 12 diciembre 2007

Ensayo sobre “La Silla del Águila” de Carlos Fuentes

Por Sharon De Estefanía 

Más bien es una historia ficticia, en lugares ficticios, con nombres ficticios, que nos suena tan real, tan verdadero, tan cercano que lo creemos improbable.

Todo empieza con una carta, que yo aprecié como una carta de amor, y sí lo era hasta que al ir avanzando las páginas me di cuenta de que no era amor, por que el amor es desinteresado, el amor no es política y todo en este libro se basa en política, se basa en la vida, los pensamientos, las esperanzas, la vida pero la vida política de un México que aún no sucede, y que espero que no suceda.

La extraña telaraña política se va viendo reflejada en 70 cartas de desamor interesado en la vida política de quienes viven en México, pero que no viven en ellos mismos, y viven más allá. Más allá de las fronteras físicas, morales e imaginativas. Nunca antes había conocido la forma tan desigual de utilizar a alguien para medios tan bajos como el de mentir, si mentir y con que capacidad. Todo es mentira, la política no existe y por lo tanto no hay una forma correcta de hacerlo, y lo digo simplemente por lo que leí, no hay política solo corrupción, no hay política solo avaricia. A eso no se le puede llamar política por que no es propio de la civilización.

Como en las obras de Carlos Fuentes que he podido tener el privilegio de leer, de nuevo este autor oscurece el símbolo del amor, lo oscurece en una mujer que se aprovecha de hombres jóvenes e inexpertos y de hombres que sin ser anónimos pretenden serlo incluso cuando no es preciso. ¿Para qué pasar el día contemplando una taza de café? No estaba vigilando el puerto, estaba vigilando sus espaldas y sus inversiones, los ex –presidentes al igual que la política deben de inexistir o coexistir pero no en este plano o no en este país, ¿cuál es el poder de la silla? ¿Es realmente la silla o la verdadera personalidad de quienes se suben no había sido descubierta?, creo mas en la segunda posibilidad.

Un vistazo a la realidad dentro de la ficción, un vistazo a la forma de desaparecer la democracia, un vistazo a la verdadera constitución: a la que sirve para detener la silla coja de un país “mocho”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s