De lo antiguo a lo moderno

Esta vez sin botas y con nada más que la ropa que traía puesta  fui de visita a el Museo de Antropología e Historia, me sorprendió que estando en plena semana santa estuviera tan lleno de turistas, de estudiantes y demás visitantes. Tenía un tiempo ya que no lo visitaba, me refiero al museo porque ya había tenido oportunidad de ir pero solo a las exposiciones temporales que ha traído en los últimos años este museo.

Como siempre mi colmo al ir a museos es ver a los estudiantes escribiendo las placas con punto y coma, los maestros no deberían mandar a los muchachos a transcribir el museo, sino a disfrutarlo, a ver cosas y después debatir con ellos su experiencia, pero ugh! ¿Porqué cansarme siempre de la misma situación?, después por eso  a los muchachos no les gusta ir a los museos.

Después de visitar las salas me di cuenta de una cosa, hay cosas nuevas en el museo que no había notado en mi ultima visita y que se están haciendo verdaderamente grandes esfuerzos por cultivar e incentivar cultura y hábitos de esta índole en la sociedad mexicana a la que tanto le hace falta.

También pude notar que como siempre los extranjeros están más interesados en nuestra cultura e historia que nosotros mismos, o será que algunos de ellos de pronto tienen consciencia, no quiero citar colores ni banderas.

Fue un rato muy agradable pasearme por esos pasillos y más acompañada de mi hermano aunque fuera haciendo tarea, disfruté mucho las papas con limón y salsa de los puestitos de afuera y estuvimos esperando bicicleta gratis sobre Paseo de Reforma pero eso era muy tardado, así que así sin más nos fuimos caminando hasta el Museo de Arte Moderno en donde se presentan dos exposiciones excelentísimas; una la de “Disidencias Compatibles” que es una exposición de obras del acervo del museo en la que hay pinturas de O’Gorman, Frida Kahlo, Diego Rivera, Tamayo, Siqueiros, Remedios Varo, Leonora Carrington, Alice Rahon, etc. Esta última tendrá su propia muestra en el museo próximamente, por cierto.

Esta colección muestra algunas obras que ya se habían podido apreciar junta en muestras anteriores y por separado en muestras que se hicieron de sus autores como la de Remedios  Varo, por ejemplo, pero aun así siempre uno le encuentra algo nuevo a las obras un sello un je ne sais quoi, que es inspirador y placentero.

Por otro lado esta una exposición extraña: “Zurcidas Invisibles” de Alan Glass, un canadiense que figura en el mapa del arte en las épocas en que Leonora Carrington y otros artistas pintaban surrealismo en México. La diferencia de la obra de Alan es que es más bien plástica porque hace sus obras usando diferentes materiales, que van desde la cáscara de huevo hasta insectos como escarabajos y abejas, bulbos, tinas, ropa, telas, tornillos, bueno…. La imaginación no conoce límites y menos cuando de arte surrealista se trata, de verdad que es una colección fácil de apreciar pero difícil de entender, aunque ¿quién necesita entender el arte? Cada quién tiene siempre su propio punto de vista de acuerdo a la obra que se observa y del estado de ánimo con el que se contemple.

Contemplar por cierto, es una muy bella palabra es ser por un momento lo que se observa, entrar en sintonía con ese algo o alguien, deberíamos de contemplar más a menudo y no solo ver.

Les dejo algunas fotos del recorrido de Antropología y por supuesto de la exposición de Alan Glass. Y una frase de esta exposición:

“El sueño es el acuario de la noche”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s