Los rincones escondidos del arte

En realidad no resulta tanto un rincón sino más bien
una esquina. Siempre he dicho, por que la vida (aunque corta) me ha dicho así,
que las cosas siempre pasan por una razón. Los últimos andares y venires me han
traído mucho por una zona que a mi en lo particular, me gusta, me encanta y
siempre le encuentro una fascinación diferente. Me han dicho que es por que
siempre voy “baboseando” sea por lo que fuere jamás se me olvida una tienda, un
letrero, el nombre de la calle o algún edificio particular. La colonia Roma
Norte tiene mucho de todo eso que me gusta y en una esquina especial encontré
una estructura bellísima, con ventanales que a simple vista resaltan elegancia,
belleza y arte. No, no siempre la belleza viene acompañada del arte y es otra
cosa que mi vida me ha enseñado. Una puede prescindir de la otra, siempre.

Justo en la esquina de Durango y Río de Janeiro está
la galería OMR que a todas luces no sabe
mos nada de ella, sin embargo resultó
ser muy importante en la historia del arte contemporáneo de México, y es que
desde 1983 la Galería
a promovido, gestionado y producido el trabajo de artistas tanto mexicanos como
extranjeros. Yo no me quedo con la duda de nada, tengo una facilidad para estar
de preguntona como los primitos y sobrinos molestotes, y por qué por qué por
qué esta mucho en mi vocabulario, así que entré. Llegué temprano, a las 11 de
la mañana un miércoles y toqué el timbre de la galería, suena más bien como una
chicharra pero sin tanto escándalo, quien me abrió la puerta fue la encargada
de la limpieza y me hizo una seña como de quien ya se siente como en casa
aunque sea el trabajo. Y abriendo la puerta lo primero que se ve son unas
escaleras que se abren en dos como en las viejas estructuras porfiristas. Arriba
es donde empieza la galería, te
piden que te registres para que te llegue
información a tu correo lo cual deberían de hacer en todas las galerías,
finalmente p
ara qué pagar cientos de pesos por una página de Internet cuando
puedes mandar la información a quien realmente le interesa tenerlo. Por eso s
que la mejor manera de hacer propaganda es y seguirá siendo el conocido de boca
en boca.

Más allá de la estructura que alberga todo este arte
podemos encontrar una frase en lo al
to de un cúpula, y si al igual que yo, se
preguntan, qué significa OMR no necesitan preguntárselo a las chicas
recepcionistas ya que son las siglas de los apellidos de los fundadores,
curadores, encargados y dueños de la Galería
Ortiz Monasterio y Riestra. Principalmente de Patricia Ortiz
Mo
nasterio y su esposo Jaime Riestra, Patricia es la dueña y directora todo un
modelo de mujer contemporánea que comparte la dirección con su hijo Cristóbal
Riestra.

Hoy en día, OMR es una de las más representativas de
México y esto se comprueba con su archivo fotográfico de más de 18.000 imágenes
capturadas de las exposiciones de estos últimos 27 años y su participación en
la feria de arte Art Basel, en Suiza.

La exposición que me tocó ver a mi por primera vez en
esta galería (esperando obviamente que no sea mi última visita) es la de
Graham  Gillmore quien presenta su más
reciente
trabajo:
‘The winner often wept and was kissed by the loser’ después de haberlo
presentado en otros lugares como Museo de Arte Moderno de Nueva York, en Estado
Unidos; la galería Tate Modern de Londres, Inglaterra, y la Fucares de Madrid, España.
 Así que debemos sentirnos muy orgullosos de que
artista como Gillmore
presenten sus obras en México. Esta en particular tiene un sentido muy cuajado
en la idea de la identificación como el "ganador" y el
"perdedor" de las personas, esto por que escuchando la radio durante
los juegos olímpicos en su natal Vancouver Graham escuchó la frase que le da
nombre a toda la exposición.

Entre
las obras se encuentran diferentes materiales, diferentes puntos de vista (a
veces estar del lado del vencedor y a veces del lado del vencido es parte de la
naturaleza)  y sus inspiraciones son
variadas desde letras de canciones de Frank Zappa hasta frases cotidianas y
cada uno de estos textos dan un sentido creador. Al final Gillmore también se
esta burlando de su realidad y la de los demás, elementos que seguramente
descubrió estudiando en el Emily Carr College of Art and design. Graham no es
tan desconocido en México ya que también ha presentado colecciones para Jumex,
México.

Obviamente
no esta de más ir baboseando a veces para encontrar todo este mundo, aunque
como dice una canción de Cerati (al cual también le mandamos buenas vibras para
que vuelva en si)” hay que cerrar los ojos para poder ver”.

Los
dejo con algunas imágenes de la página de OMR que es galeriaomr.com también
tiene página en Facebook
y el número de Agosto de la revista Vogue México. Para
saber más se pueden comunicar a la galería info@galeriaomr.com

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s