Tal como nunca fue (o lo que es lo mismo la nostalgia de lo no vivido)

Principios de la segunda década del siglo XXI y estamos teniendo una crisis de personalidad colectiva. Las palabras como retro y vintage son nuestro pan de cada día respecto a prácticamente todo. Y obviamente la cocina no está exenta de ello, el arte culinario también le ha abierto las puertas a la moda de la nostalgia, a la memoria de la elegancia de una época que ya no es la nuestra, pero con la impresión necesaria de lo que es las ventajas de lo actual.

Voy a tomar en cuenta solamente dos lugares que para mí han sido lo más interesante estos últimos meses, una en condición de repostería y otro en condición de café.

Incluso tuvo una difusión en medios que ya hubieran querido otros lugares, la Cupcakería en la Zona Rosa es sin duda una muestra plausible de lo que quiero decir con la moda retro. No solo es por el principal punto que son los cupcakes sino que también el ambiente, cada letra de cada anuncio, las mesas, las sillas, nos transporta aun época que no nos tocó vivir pero que añoramos, ya sea por las películas o por las historias que nos contaron las abuelas (bueno… a mi más las pelis, la verdad). Disfrutando de estar en una esquina privilegiada de una renovada zona de la ciudad de México la cupcakería nos regala un delicioso sabor en cada una de sus presentaciones. Sin importar si es chocolate, chocolate con vainilla, fresa o plátano todos se ven hermosos y saben deliciosos. Lo sé, me expreso como si no hubiera mañana, pero es que después de haber probado el red velvet no quiero volver a tener otro postre en mi vida! El sabor no es artificial como uno creería por culpa de los hermosos colores que tiene, el pan no es seco, es delicioso y esponjoso y además si es para llevar te lo dan en una cajita transparente que te aguanta, obvio…. Pero es que luego hay cada lugar que te lo dan en bolsa, ni que fuera 7eleven. En fin, sin importar si te llevas de nuez, coco, blueberry o lo que quieras toooodos son deliciosos! Y además dos muestras de ello son: su nueva sucursal en la condesa y que si llegan después de las 8 de la noche seguramente ya no van a encontrar muchos por que vuelaaaaan!! Literal. Lo que medio les falla es el café (los tés no los he probado pero el café si) y como ustedes saben yo soy fan fan fan del café, obvio ya les hice mi comentario y espero que si lo tomen en cuenta, pero de todos modos si café retro se trata no hay más, yo les recomiendo Cielito Querido Café.

Cielito tiene todo lo que uno necesita para sentirse en casa, los colores de cada uno de los establecimientos son armoniosos y la combinación del piso y las maderas me encantan. Toda la decoración, con las lámparas tipo Mad Men y las valijas que te pueden remontar a películas de la Doña o de Tin Tán, la música aunque moderna en algunos casos no desentona con la ambientación y el café mmmmm. Es una combinación de la casa, 100% nacional de Coatepec (lugar que amo y ya había contado de él en otro post) y Pluma de Oaxaca que huele delicioso! Y también de Jaltenango Chiapas. Si no eres cafetero y esto de los granos te da igual te lo voy a poner así, estamos hablando de la crème de la crème del café de altura mexicano, los principales exponentes de nuestro café, nuestro rostro a nivel mundial, son los granos que compiten directamente contra granos de origen como el africano o el de medio oriente y si aun así no te queda claro entonces olvídalo, deja de leer este post y vete a tomar carbón a un Starbucks. Como decía, Cielito Querido Café tiene una variedad de café que ya quisieran otras cadenas, desde los típicos americano, expresso o capuccino en todas sus variantes hasta un delicioso y bien tradicional café de olla, riquísimo por cierto, a pesar de que no lo preparan con piloncillo el café tiene una aroma, color y cuerpo delicioso. Y bueno si simplemente el café no es lo tuyo y seguiste leyendo este post te tengo una sorpresa… chocolate! Oh si! El chocolate que tienen es delicioso, no sabe grasoso como el de hershey’s que comúnmente usan, este simplemente si es chocolate chocolate, el mismo que usan para uno bien espumoso es el que usan para el mocha. Y lo más delicioso de los chocolates es el de chocolate con chile, tal como lo tomaba Moctezuma.

Si alguna vez viste la película Chocolate (con Jonnhy Depp y Julianne Binoche) y siempre te preguntaste cómo sabe el chocolate con chile pues es tu oportunidad para que lo pruebes y te lo aseguro, no te vas a decepcionar! Las infusiones frutales también son deliciosas, por si no te animas con el chocolate, o bien si quieres algo frío para el verano puedes pedir un frappé o una tisana fría, el chiste es que te pases un buen rato retro.

Si no te puedes quedar a deleitarte pues están las botanitas que van desde totopos con chocolate y chile hasta galletas de vainilla con mermelada de Jamaica. Aunque he de decir que deja un poco que desear los sándwiches y bagettes, pero en fin, no se puede tener todo en la vida. Aun así el lugar me encanta y la gente que trabaja ahí es muy atenta, lo cual le da un plus de ser recomendado.

Pues en fin, ya con todo esto de lo retro y lo vintage hasta dan ganas de escuchar unos boleros, no?

enlaces: cupcakería, cielito

2 Respuestas a “Tal como nunca fue (o lo que es lo mismo la nostalgia de lo no vivido)

  1. Sabes?? probe esos pankesitos y son muy ricos, también los hay en Antara. El cafesito es muy rico y sobre todo más económico que el starbukcs.

    Me gusta como escribes, vale la pena el desvelo.

  2. Pingback: Blog | 24 bebidas que debes probar | La hora del té en Antares·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s