Mi primera vez…. en el MODO

Desde la inauguración del museo había tenido ya muchas ganas de asistir. La campaña que hicieron para su apertura me llamó mucho la atención. Contando cosas sobre la procedencia de las piezas de su primera colección y la manera en que tuvieron que almacenarlas por años. La historia de algunas piezas y por su puesto su colocación final en el museo ubicado sobre Córdoba en la Roma Norte justo en contra esquina de Gurú. Y desde entonces me dije a mi misma que tarde o temprano tenía que entrar allí y conocer las maravillas vintage que guardaba y así lo hice.

Entre algunas de las piezas que se encuentran están aparatos de vida cotidiana desde los años 20 hasta los 80, conviven infinidad de aparatos y cosas hechos de diferentes materiales, desde casetes hasta aspiradoras, desde reproductores de LP hasta publicidad de detergentes. Además de que el edificio en el que está el museo es en si una pieza que vale la pena observar por dentro y por fuera.

Y para los amantes de las cosas vintage les encantará la primera sala y varias cosas más. Por que MODO significa el objeto del objeto es decir lo que lo hace ser y existir. Como cuando Ximena Sariñana le da a Martha Higareda la envoltura de dulce en “Niñas Mal”, “…ha perdido su propósito en esta vida y lo hace más hermoso”, cada objeto aquí es hermoso y ha renovado su existencia.

Además de que tienen constantes cambios de exposición, en esta ocasión me tocó ver toda una colección de lápices llamada El MODO de Tassier: trazo, dibujo y diseño, lápices de todos tamaños, grosores, diseños, usos… y además otras cosas como sacapuntas, cartas y bocetos, de verdad fantástica jamás había visto tantos y tantos lápices juntos incluso un lapicero hecho de lápices.

Una de las salas que más me gustó fue la de los sombreros, todos muy glamourosos y viejos, con diseños padrísimos y materiales diversos. La sala que muestra fotografías de la ciudad de México y de algunas actrices y bedettes mexicanas de la primera mitad del siglo pasado es también de mis favoritas.

Para alguien que le gusta mucho los contrastes como la luz y la oscuridad la sala con lámparas de formas diversas es un “it”. Esta vez también me tocó ver una sala llena de tennis cada uno con su historia de diseño, y las patinetas que van desde los modelos que fácilmente me recuerdan volver al futuro hasta con diseños super modernos. En este museo hay de todo, absolutamente todo.

Les dejo el decálogo del coleccionista que se encuentra en las paredes del MODO para aquellos que se quieran aventurar a iniciar una colección y quién sabe en una de esas inauguran su propio museo como el MODO o El Estanquillo, ¿no? Solo que si lo hacen no olviden invitarme.

decálogo del Coleccionista

  1. Amar lo que uno colecciona: Es el comienzo básico de un coleccionista. No buscar un valor económico. Es tan importante una colección de cortaplumas como una de porcelanas alemanas o una de minis de licor. Además cuando uno compra lo que le gusta podrán engañarlo con el precio, pero en cuanto a la belleza y el gusto será imposible.
  2. Especializarse: No se puede coleccionar “de todo”. Muchas veces vemos en las subastas de antigüedades a personas adineradas que compran compulsivamente, sin saber muchas veces lo que compran. Hay que especializarse en algo, de otra forma nunca se podrá tener una colección importante de algo ni saber de un tema.
  3. Saber del tema: Desde el comienzo, conviene saber algo sobre el tema para evitar errores y engaños. Con el paso del tiempo y a medida que incrementa su colección, se transforma en un auténtico experto en la materia.
  4. Contar con un espacio adecuado: Por supuesto que si tenemos dimensiones reducidas no podemos coleccionar estatuas de tamaño natural y fuentes de jardín. Debemos contar con el espacio necesario para organizar y seleccionar nuestra colección.
  5. Poseer medios económicos: Tener los recursos suficientes de acuerdo a lo que coleccionamos y buscamos, una vez que nos ha atrapado la vorágine del coleccionismo deseamos las piezas cuando las encontramos y no escatimamos esfuerzo en que sean nuestras.
  6. Aprender y documentarse: Lograr conocer mucho sobre el tema, preguntando a otros colegas y tratando de documentarnos con libros y escritos.
  7. Ver mucho del tema: Es imprescindible reforzar la regla anterior asistiendo a las ferias y exposiciones que se realizan a lo largo del año y visitar tiendas y galerías. Un buen coleccionista debe frecuentar, interesarse por sus piezas, preguntar, atender y asistir a subastas para conocer de primera mano los precios en que se rematan las piezas.
  8. Formar parte de algún club de coleccionistas: Si bien en nuestro país aún son muy escasos estos grupos, hay que fomentar su creación pues de esta interactividad se aprende día a día.
  9. Seleccionar y clasificar: No debemos acopiar objetos, debemos clasificarlos y estudiarlos subiendo hasta el último detalle de él, para saber así que lugar ocupará en nuestra colección.
  10. Exponer y compartir: Uno de los principales orgullos de un coleccionista es “mostrar” su colección, busquemos un lugar de la casa en la que cada visita pueda disfrutar también de nuestra colección y no perdamos oportunidad de que otras personas vean nuestro esfuerzo.

Besos, S

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s