Las manías de una adicta al café | The manics of a coffee adict

Así como los seres humanos como sociedad o cultura tenemos diferentes rituales, como individuos generamos nuestros propios rituales… al vestirnos nos ponemos primero un calcetín luego otro ya sea de manera consciente o inconsciente, al cerrar la puerta primero cerramos un cerrojo y luego otro, tenemos ciertas maneras de tender la cama o al subir al coche nuestra mente ya tiene una rutina definida primero el cinturón luego el retrovisor y así…

También hemos desarrollado otras manías al tomar té o café (o cualquier otra infusión o tisana), en mi caso si no es en cierta taza siento que cambia el sabor, que se enfría más rápido o que simplemente no sabe igual. Las cantidades tanto para cafetera como para soluble ya están totalmente calculadas mentalmente, es como si mi mano tuviera una memoria aparte y tiene que ser esas cantidades exactas de café y azúcar por que si no cambia. Tengo que poner primero el café, luego azúcar y al último agregar el agua, sino me sabe diferente. El agua, en caso de prepararlo soluble tiene que estar a punto de ebullición pero sin llegar a hervir y tiene que ser así. En caso de ser de cafetera, se los juro que una segunda recalentada me sabe terrible, tiene que ser recién hecho o no me lo harán tomar.

Cuando nos hacemos adictos generamos otras manías en la cafetería local, quien te prepare tan anhelada infusión se vuelve tu amigo, tu cómplice, tiene que ser alguien de tu entera confianza o si no no lo tomas, prefería esperar a que mi capuccino chai me lo prepara Luisa por que juro que cuando lo hacia Mari me sabía mal… distinto. Que triste es cambiar de trabajo o de escuela por que no vas a poder ir a la misma cafetería, empiezas de nuevo, debes probar los cafés y preparaciones de la nueva cafeteria a tratar que luego se te queda en el corazón. En la escuela fue así con Luisa, en mi primer trabajo en la colonia Roma la cafetería de enfrente, adoraba la espuma de capuccino con amaretto y en Reforma Cielito Querido con Bárbara… le agradezco mis tisanas y cafés que me hacían el día y me permitían soportar a mi jefe un poco más.

Todo cafetero tuvo su lapsus de exploración, pruebas los cafés del estante del súper, tanto para cafetera como solubles y una vez que encontraste el adecuado no lo cambias y si en ese súper no hubo ese día del que quieres puede que hagas un recorrido por todos los comercios en la periferia para encontrarlo ¿a poco no? pero ¿vivir sin café? ¡¡JAMÁS!! 

Preferir entre el de la fondita, la cafetería o el oxxo (o el seven) también tiene un sentido obvio para nosotros, interno que a veces no podemos explicar y que no todos entienden.

Ya sea por la mañana, por la tarde o por la noche hay una razón de ser para las manías de una irremediable adicta al café.

Cheapstamatic-512921109c4be

linea

Just as humans have different society or culture rituals, as individuals we generate our own rituals … the first dress we wear a sock then another either consciously or unconsciously, to close the door first close a lock and then another, we have certain ways of making the bed or into the car our mind has a definite routine first belt and then the mirror and…

We have also developed other manics to make tea or coffee (or any infusion or tisane), in my case if there is a certain cup feel that changes the taste, it cools faster or they just do not taste the same. The amounts for both soluble coffee to fully calculated and mentally, as if my hand had a separate memory and has to be these exact amounts of coffee and sugar, if not change. I have to put the coffee first, then add sugar and water to last, but I know different. Water soluble should prepare must be at boiling point without actually boiling and it must be so. In case of coffee, I swear that I know a second heated terrible, must be fresh or they will not take me.

When we get addicted generate other manics at the local cafe, who longed infusion prepare you becomes your friend, your accomplice, has to be someone your entire trust or otherwise do not take it, preferring to wait for my cappuccino chai  prepares Luisa ‘cause I swear that when Mari prepares  it tasted bad  … different. How sad it is to change jobs or school that can not be going to the same coffee shop, you start again, you must try the cafes and preparations of the new cafeteria to try that then sticks in the heart. The school was well with Luisa, in my first job in the Roma the café opposite, loved the foam cappuccino with amaretto and Reform Cielito Querido with Barbara … I thank my teas and coffees that day made me and allowed me to support my boss a bit more.

All coffee had its lapses of exploration, testing coffees of the market ack, both as machine and  soluble coffee and once you found the right one you don’t change then if there wasn’t that day at the super market which you can do a tour of all businesses in the periphery did little to find it, don’t you? but Can live without coffee? NEVER!

Prefer between the Fondita, the cafeteria or the OXXO (or seven) also has an obvious sense for us, which they sometimes can not explain and that not everyone understands.

Whether morning, afternoon or evening there is a reason for the foibles of a hopeless coffee addict.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s